ANDAIN

El impacto post covid-19 en la industria retail

La pandemia de COVID-19 ha seguido afectando los parámetros sociales, económicos y de salud en todo el mundo, lo que parece estar lejos de terminar. Existe una gran cantidad de incertidumbre en las industrias y empresas, independientemente de la escala, sobre cómo serán las consecuencias.

El retail es uno de los sectores más afectados por COVID-19, tanto de forma positiva como negativa. Las tiendas de comestibles, las farmacias y los mercados de comercio electrónico mantienen el acceso de los consumidores a los productos básicos (alimentos, medicamentos, artículos de tocador y categorías seleccionadas “en el hogar”) mientras se esfuerzan por proteger a los clientes, empleados y proveedores.

La industria minorista ha experimentado una buena cantidad de tiempos turbulentos en el pasado, pero esta pandemia ha puesto a esta industria a prueba al límite. Debido a las medidas de cuarentena, los clientes minoristas han optado por un contacto humano mínimo y han avanzado hacia patrones de consumo en línea. Ahora, a medida que algunos países comienzan a reabrir tiendas, restaurantes y otros lugares públicos, los minoristas son muy conscientes de la importancia de la seguridad de la salud tanto para sus clientes como para sus asociados en este nuevo mundo post-COVID.

La era digital para la industria 

A medida que los países se abren, también lo hacen las tiendas y los centros comerciales. Sin embargo, lo importante a tener en cuenta es cuántos clientes volverán y cuánto tiempo están dispuestos a pasar en las tiendas. Por lo tanto, es imperativo que las tiendas se vuelvan amigables con la tecnología digital, por ejemplo, ofreciendo intercambio de información de productos, información de inventario en tiempo real y gestión de la lealtad del cliente utilizando menos asociados en coherencia con las actividades omnicanal de sus clientes.

Los minoristas deben empoderar a los asociados de la tienda proporcionándoles herramientas digitales para mejorar su eficiencia. Con las herramientas adecuadas, los asociados pueden dedicar más tiempo a atender a los clientes de manera eficaz. Pueden responder fácilmente a las preguntas de los clientes sobre el inventario de existencias, encontrar productos en las tiendas cercanas o consultar el precio de un producto.

Desafías que enfrenta la industria retail

Uno de los mayores desafíos que enfrentan los minoristas es la necesidad de proteger a los clientes y empleados de contraer o propagar COVID-19. Las preocupaciones sobre la salud y la seguridad nunca han cobrado mayor importancia para las partes interesadas en toda la cadena de valor. Los minoristas con el mayor grado de automatización sin contacto, tanto en las tiendas como en los almacenes, pueden disfrutar de una clara ventaja competitiva, ya que enfrentan un menor riesgo para los consumidores, los empleados y sus operaciones en general. Un mayor enfoque en mejorar la salud, junto con una mayor demanda de alimentos frescos, podría impulsar hábitos a largo plazo centrados en un estilo de vida y una nutrición saludables.

No hay vuelta atrás a los días anteriores a COVID para múltiples industrias debido al impacto imprevisto de esta pandemia. Sin embargo, al igual que con cualquier recesión, hay un repunte más prominente, incluso en el sector minorista. Han entrado en juego nuevas tendencias e innovaciones y seguirán evolucionando a medida que avanzamos hacia una era pos pandémica más brillante.

Los siguientes pasos para la industria retail

Tenemos un cierto grado de incertidumbre de las condiciones en los servicios, y la operación en cómo el Retail va a volver después de esta crisis. La pandemia va a cambiar definitivamente, en menor o mayor grado, ciertos hábitos en las personas, por lo tanto se hace lógico anticipar la gestión en punto de venta tradicional acelerando, como ya se ha dado, formas nuevas de trabajar.

La digitalización de procesos es vital, no solo por la eficiencia que provoca si no por la rapidez de acceder a la información para la toma de decisiones, en ese camino, hay que dibujar una tienda con características un tanto diferentes a las actuales, por ejemplo, identidades como las siguientes:

Una tienda agradable en la experiencia de consumo, una tienda que respire tecnología muy en concordancia con el público actual y del futuro, una tienda omnicanal con acceso a los stocks disponibles en toda su cadena, una tienda auto atendida con experiencias novedosas y una tienda agresiva en la conversión de ventas. Todas estas nuevas características de los puntos físicos del futuro cercano serán vitales, más aún, si cada vez en mayor medida los clientes comprarán vía canales digitales, por lo tanto el retail no puede darse el lujo de perder el interés de un cliente cuando lo vaya a visitar.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Leave a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *